Lunes Julio 16 2018
Buscar:

Arnold Melgarejo: Así jaló las orejas el papa a curas, monjas y a los orgullosos

Arnold Melgarejo: Así jaló las orejas el papa a curas, monjas y a los orgullosos

Eltayabamba – Trujillo.- Aprovechando que los oídos colectivos (al parecer) están más abiertos para escuchar la verdad, en estas fechas que el papa está en Perú; supongo que los cristianos o católicos recuerdan que Jesús decía a sus apóstoles una frase muy singular: “lo que les digo en secreto no lo divulguéis en público”. ¿Lo recuerdan?

Ayer en Trujillo el papa se reunió con los obispos, curas, monjas y seminaristas; y si los lectores son curiosos, vean el video que está en YouTube; les jaló las orejas; aunque hubiera sido ideal que lo dijera en la plaza.

Una cosa es quedar bien con el público que aclama y otra es la religión en sí. Estos tres detalles muestran que la iglesia católica tiene dos públicos; y no es malo ni bueno, simplemente es pedagógico:

En esta reunión en el seminario trujillano, el papa se despojó de la “personalidad – emocional” que mostraba a las masas y se revistió con la autoridad propia del jefe o líder; y activó su parte “mental – filosófica –teológica” (porque eso representa para la iglesia que gobierna).

Segundo, como parte central, empezó a taladrar el pecho de los obispos, curas, monjas y seminaristas, como higienizando y limpiando su interior, y para eso no necesitó más que su palabra.

Tercero, enfatizó en los monstruos que duermen en nuestro interior “la vanidad”, “el feo orgullo”, “el creerse superior a los demás” “creerse ser el Mesías” y no dejo de repetir “NO SE OLVIDEN DE SUS RAÍCES”.

Para cualquier persona que cree que la religión es “forma”, escuchar al papa dentro del seminario en Trujillo, le hubiera causado un sacudón psicológico.

¿POR QUÉ NO LE DICE LO MISMO A LAS MAYORÍAS?

Por qué el papa no le dice esto a las mayorías desde un balcón sin tarimas, sin protocolo, sin hábitos pomposos, sin escoltas, sin papamóvil?; por una razón muy simple:

Asistirían dos gatos; porque a las mayorías no les gusta que les hables de su mundo interior, les cautivan las emociones más que las ideas espirituales; por eso es que las tradiciones populares (fiestas con toreos) son tan atractivas; pero estas han dejado hace muchos siglos de ser útiles para AYUDAR a evolucionar a la gente, y se han quedado en meros show folklóricos para distraerse, lo que tampoco está mal cuando sirven genuinamente para fraternizar.

Estas cosas no les gusta escuchar a la mayoría ¿Cierto? por eso el papa siguió la tradición de su maestro fundador, hablo fuerte en una reunión pequeña bajo el espíritu de la religión en sí; y las emociones las brindo para las mayorías.

Esto no tiene nada de malo, solo es una cuestión de pedagogía de la iglesia; considerando que la humanidad ha evolucionado (interiormente) muy poco en los últimos dos mil años, prácticamente solo ha cambiado el exterior; pero el interior sigue cuasi igual a cuando Jesús decía, “el que cree que e vendido a traer la paz se equivoca”; frase deliciosa, que significa que ha venido a traer la guerra contra el mal.

¿El mal? Si, la vanidad, la mentira, egolatría, grosería, el robo, la viveza ladina, la burla, el acoso, el machismo, la violencia de género, robo al tesoro público, abuso a menores, hipocresía, y todas las demás expresiones que son materializaciones del mal y que tiene atrapado a los pueblos en la miseria.

Si no quedamos con ALGO del mensaje del papa, su visita solo habrá sido un evento emocionante más del año.

Que bueno que Francisco haya recordado reiteradamente a los pastores de la iglesia que no olviden nuestras raíces.

Por: Arnold Melgarejo

 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial

Añadir Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *