Ciudadela circular en la cumbre del Paguarchuco

Ciudadela circular en la cumbre del Paguarchuco

Eltayabamba.- La ciudadela de contorno circular que corona el cerro Paguarchuco forma parte del conjunto de restos arqueológicos Chachapoyas asentados sobre el cerro tutelar del distrito de Tayabamba.

Esta ciudadela que puede verse desde Google Earth, se muestra claramente marcada por las dos principales callejuelas que rodean las edificaciones.

Para llegar al lugar, hay que trasladarse desde Tayabamba 25 minutos en carro hasta Collay o Gochapita, y desde allí caminar entre una o dos horas, dependiendo del paso. La cima se encuentra a una altura de 4,160 m.s.n.m.

LA CIUDADELA

El rasgo central de este asentamiento y que lo diferencia de los demás restos arqueológicos del distrito, es su forma circular, la misma que inicia en un núcleo cóncavo y se desarrolla en forma de espiral; o en términos más llanos, el centro de la ciudadela es una abertura circular de 3 metros de longitud (la que se ve en la fotografía expuesta) y se desarrolla hacia sus extremos en forma de un caracol (foto de Google Earth).

El núcleo en cuestión (pupo u ombligo) está formado por una muralla de piedra y arcilla; y se nota a simple vista que hay un conducto hacia el interior, derrumbado en parte, y oscuro. ¿A dónde conducía este pasaje? ¿Llevaba al interior del cerro? ¿Hay recamaras subterráneas? No se sabe, aunque hay cuentos de lugareños y abuelos que el cerro tiene una oquedad.

Las construcciones sobre la cima de los cerros, en forma circular o de media luna, es un sello Chachapoyas, como se observan en Olan o Kuélap en Amazonas, y Pajatén en San Martín, arquitectura con formas elípticas.

La ciudadela en la cima del Paguarchuco tiene una longitud del radio sur -norte de 172 metros; y 142 metros de longitud del radio este – oeste; es decir, alargada hacia el norte como Kuélap.

RESTOS EN ABANDONO

En la visita que realizamos el año 2010 a la ciudadela, pudimos observar que las paredes de las construcciones o habitaciones están en su mayoría dañadas por el tiempo, y también por la mano del hombre. Hay una construcción de tapial que se hizo (hace tres décadas) con el propósito de instalar una antena para televisión, y luego se abandonó; esta edificación tiene la mitad de sus muros hechos con piedras que se tomaron de los restos arqueológicos. También se observan en diversos lugares perforaciones antiguas, presumiblemente hechas por buscadores de vetas de oro o huaqueros.

¿QUIENES HABITABAN?

La ciudadela tiene un canal de piedra (se ve en el hundimiento de una parte del ducto) el que lo cruza en línea recta en su inclinación hacia el sur; evidenciando que disponía de agua en cantidades considerables, a pesar de encontrarse en la cumbre del cerro ¿cómo transportaban el agua hasta allá? ¿o simplemente era un drenaje para el agua invernal?

Por el tamaño de la ciudadela y su ubicación, deducimos que sus habitantes, sean militares o civiles, tenía necesidad de agua y alimentos, y por consiguiente alguien tenía que proveerlos frecuentemente; esto demostraría que eran personas importantes para el gobierno o la cultura Chachapoyas asentada en el sur patacino.

¿POR QUÉ UNA CIUDADELA EN LA CIMA DEL CERRO Y DE FORMA CIRCULAR?

Hay diversas teorías que tratan de explicar el misterio de las construcciones antiguas en las cumbres de los cerros; y en Paguarchuco podría ajustarse a dos principalmente, una de ellas tiene que ver con las comunicaciones tanto militares como civiles; y la otra con el culto al cielo y sus dioses.

En un artículo anterior, preguntándonos sobre el propósito de Huaristambo, nos dijimos ¿Para qué serviría un fuerte militar en la hondonada sobre Collay? ¿Qué protegía un cuartel de esa magnitud? Y así mismo propusimos que la respuesta podría estar en la ciudadela circular de la cumbre del Paguarchuco.

Aunque no podemos por ahora concluir señalando lo que albergaba la ciudadela, podemos decir que el nombre Paguarchuco “el cerro que habla” podría darnos alguna pista de su propósito.

Los restos arqueológicos del Paguarchuco: Huarishtambo; la pared de piedra de la iglesia de Collay; la ciudadela circular en la cumbre y otros más, están vinculados por un pasado común, el que debemos ir configurando para desvelar la historia antigua del sur patacino, territorio que perteneció a la cultura Chachapoyas.

Por: Arnold Melgarejo López
Licenciado en Relaciones Internacionales
Universidad de Panamá

 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial

Añadir Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *