Chile ha olvidado que la frontera con Perú es el río Loa en Tarapacá

Chile ha olvidado que la frontera con Perú es el río Loa en Tarapacá

Eltayabamba.- Nuestros diplomáticos peruanos se exponen ingenuamente a dimes y diretes con los políticos chilenos. El fallo de la Haya es claro y preciso, y punto, no trata frontera terrestre sino marítima.

Pero si el presidente Piñera, quiere jugar a las palabritas para aguijonar a los peruanos tan “picones” como los chilenos; entonces hay otras estrategias más serias y hasta beneficiosas para el Perú, Bolivia y Sur América, y se puede aprovechar la coyuntura actual; hay que recordarles que “la frontera de Chile con nuestro país, es el río del Loa en Tarapacá”.

Sí efectivamente, en el río del Loa en Tarapacá, esa provincia peruana que los chilenos se apropiaron después de guerra de 1879.

El tratado de “Paz de Ancón”, del 20 de octubre de 1883, al que habría que llamarlo el “tratado del huano”, porque de sus 14 artículos, 8 tratan sobre sobre la materia fecal de las aves, que se apropiaron los chilenos; 4 artículos adicionales sustentan más expropiaciones, la provincia de Tarapaca, Arica y la ocupación de Tacna. ¿Tratado de paz o de embuche?

Miremos este artículo del tratado de Ancón de 1883, contrario al Derecho Internacional: “Artículo 2°, La República del Perú cede a la República de Chile, perpetua e incondicionalmente, el territorio de la provincia litoral de Tarapacá, cuyos límites son: por el norte, la quebrada y río Camarones; por el sur, la quebrada y río del Loa; por el oriente, la República de Bolivia; y, por el poniente, el mar Pacífico”.

Según el Derecho Internacional, vigente, está prohibido anexar territorios por la fuerza o “la guerra”, que es lo mismo.

Así mismo, el “Pacta sunt servanda” es un principio del Derecho Internacional que significa “Lo pactado se cumple”; es decir los tratados internacionales deben cumplirse una vez ratificados y canjeados; el caso peruano de ceder a perpetuidad Tarapacá y después Arica, fue producto de la conquista de territorio por la fuerza por parte de Chile, por lo que ante las normas internacionales, es ilegal.

Literalmente la conquista de territorios por la fuerza es ILEGAL.

Si nuestros vecinos del sur quieren hablar del triangulito de Tacna, entre el punto de la Concordia y el hito No. 1; nosotros hablemos de algo más sustancioso: “Tarapaca y Arica es territorio peruano”; ah, y nuestros hermanos Bolivianos se sumarían ágiles, para convocar a una mesa de negociación internacional tripartita, Chile, Perú y Bolivia.

El general panameño Omar Torrijos Herrera hizo sentar a los Estados Unidos de Norteamérica en una mesa de negociación para revisar el tratado Hay-Bunau Varilla de 1903, en donde Panamá cedía a Estados Unidos a PERPETUIDAD la franja del canal de Panamá.

El 7 de septiembre de 1977 se firmó el tratado Torrijos – Carter, mediante el cual, los Estados Unidos de Norteamérica devolvió a Panamá la franja canalera; evidentemente con este tratado de 1977 se abrogó el aberrante tratado de 1903.

El 31 de diciembre de 1999, salió de Panamá el último soldado gringo. Aquel día, tuve el honor de presenciar esa importante ceremonia.

Si un pequeño país como Panamá sentó en una mesa de negociaciones a una potencia mundial como los Estados Unidos, y logró que se abrogara un tratado que cedía a perpetuidad la franja canalera; cómo no vamos a poder Perú y Bolivia sentar a Chile en una mesa de negociación y subrogar los aberrantes tratados mediante los cuales Chile obtiene a perpetuidad territorios peruanos y bolivianos.

La historia es irónica, un triangulito, el de Tacna, podría convertirse en el detonante para recuperar, más que territorios, dignidad y soberanía.

Ah, claro está que, además de una inteligente estrategia diplomático – legal, no como la última utilizada en la Haya, hace falta quitar de la psiquis colectiva peruana el odio y temor a Chile. Para ganar cualquier contienda, la mente y el corazón deben estar libres de odio y temor.

Por: Arnold Melgarejo López
Licenciado en Relaciones Internacionales
Universidad de Panamá

 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial

Añadir Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *