Cuidar el modelo “pueblito patacino”

Cuidar el modelo “pueblito patacino”

Tayabamba.- Los pueblos de nuestra provincia, mirados desde cierta distancia, se asemejan en su forma, marcados por sus tejados, sus torres gemelas y su cuadrada distribución.

En el presente es importante cuidar que el ciego “progreso” no acabe con esta pintoresca característica.

En la última década que viene revalorándose Pataz, hablándose de turismo por su belleza natural, también es la década en donde más se ha alterado su naturaleza urbana de pueblo andino.

El mal entendido progreso por algunos y la falta de conocimiento de los gobernantes para invertir en desarrollo sostenido, vienen terminado con los techos de teja, las torres agrestes, ventanas y balcones de madera.

Las nuevas edificaciones en los pueblos patacinos deben ir en sintonía con el entorno urbano para no perder su principal atractivo arquitectónico mitad urbano mitad bucólico.

Hay excepciones, evidentemente, como Parcoy y Pataz en donde la mayoría de las arterias y edificaciones se han levantado en las dos últimas décadas buscando espacio entre las laderas para acomodar medianamente a la numerosa mano de obra vinculada a la actividad minera, caso muy distinto a los demás pueblos.

A principio del siglo XX cuando los pueblitos patacinos mezclaron sus techos con la teja y la paja, marcó la urbe de pueblito pintoresco; pero la calamina remplazando a la teja, viene dañando de golpe el lienzo romántico y acogedor de algunos barrios de los pueblos de Pataz, especialmente del sur en donde la mayoría conserva esa bonita vistosidad agreste.

Solamente imaginar a Buldibuyo, Collay o Taurija con techos llenos de calamina sería el fin de su belleza y su atractivo.

Tayabamba va camino de Retamas en esta materia, y a los gobernantes no se les ha ocurrido dotar de ordenanzas para conservar el patrimonio urbano.

Cabe señalar que no hay cortocircuito entre el material noble y el tapial; lo que se necesita, entre otras cosas, es asegurarse que los acabados no desentonen con el entorno tradicional.

Eltayabamba.Com

 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial

Añadir Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *