Domínguez Remar: Educar o No Educar…Esa es la cuestión

Domínguez Remar: Educar o No Educar…Esa es la cuestión

Ser o no ser, esa es la cuestión. ¿Qué es más noble para el alma sufrir los golpes y las flechas de la injusta fortuna o tomar las armas contra un mar de adversidades y oponiéndose a ella, encontrar el fin?”… de este modo el gran Shakespeare nos introduce a su monólogo mas famoso, el de Hamlet.

Embarcados en plena campaña electoral, vemos por doquier “promesas, promesas, promesas…” sabemos de sobra, que muy poco de esas promesas se cumplirán, lo sabemos, pero aún así hay algo en nuestra alma que no se resigna, tenemos la esperanza, aunque lejana, de que el candidato elegido por la mayoría haga algo, haga obra. Sin embargo la cuestión para ellos, para los políticos es clara, “Robar o no robar…esa es la cuestión”.

Si pensamos en el desarrollo integral y transversal de nuestros pueblos, de nuestros distritos, de nuestros barrios, no podemos dejar de pensar indefectiblemente en nuestros maestros, esa generación de mujeres y hombres, que renunciando a mejores sueldos y quizás privilegios, han elegido llevar una vida de sacrificio, de lucha y de sufrimiento, porque ser maestro o maestra, en el Perú del siglo XXI significa eso. ¿Y si en lugar de poner nuestras esperanzas en los políticos de turno, que cada cuatro años vendrán con sus “cantos de sirena” a convencernos de que les votemos, pusiéramos nuestras esperanzas, en nuestros docentes?

Educar o No educar, esa es la cuestión… sin duda alguna, en ella radica la diferencia abismal entre seguir siendo considerado del Tercer Mundo a pasar a ser una nación civilizada y evolucionada, esa diferencia la han hecho otras naciones en el pasado, los maestros, la siguen haciendo en el presente y así será en el futuro, por lo tanto la cuestión fundamental es la de querer y poder movilizar, todos nuestros recursos como sociedad hacia la formación de una nueva generación de docentes, con plena consciencia de su trascendente labor, con un elevado concepto de su carrera y su misión y por encima de todo sobradamente preparados, conocedores de un gran número de herramientas pedagógicas y métodos de enseñanza diversos, de manera que sean capaces de utilizar todos ellos o algunos de ellos, de forma casi instintiva, dependiendo de cada circunstancia,de cada alumno, de cada escuela. Esto implica un elevado esfuerzo formativo el cual solamente puede ser realizado por los mejores de entre nosotros, los mas inteligentes, los mas capaces pero sobre todo los mas sólidos en valores y ética.

La pregunta llega de seguida, ¿Como atraer hacia la carrera magisterial, a los mejores de entre nuestros estudiantes egresados de la escuela secundaria? Y aquí entran en juego los políticos, los mismos que quizás no estén interesados en el verdadero despertar de nuestros pueblos. En primer lugar elevar cada vez mas las remuneraciones que perciben nuestros docentes, en segundo lugar el papel corresponde a los centros de formación, Universidades e Institutos Pedagógicos, estos deben doblar la exigencia en sus exámenes de ingreso e incluir además de las pruebas de conocimientos, otra incluso mas importante, la de aptitud ética y moral, tal como se realiza en países punteros en educación, como Finlandia o Corea del Sur. Y en tercer lugar, el reconocimiento, ese que brinda la sociedad en su conjunto hacia aquellos que tienen en sus manos el futuro de toda una nación.

Por ello, mientras tu estimado amigo que lees este artículo, sigas pensando que lo mas importantes son las “obras” que se ven y se inauguran, y no la formación de nuestros docentes y su calidad moral…no hay nada que hacer.

El desarrollo de nuestra amada patria, no será posible hasta que este pequeño detalle no sea comprendido en su verdadera dimensión….Educar o no educar….esa es la cuestión! Tu decides!

Por: Wilmer Domínguez Remar

 

 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial

Añadir Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *