El futuro urbano de Tayabamba: Urbanizar la planicie de Suyopampa (Parte I)

El futuro urbano de Tayabamba: Urbanizar la planicie de Suyopampa (Parte I)

Eltayabamba.- Los nuevos tiempos requieren de nuevas soluciones. Nuestra capital provincial, Tayabamba, ha llegado a su tope en su extensión urbana; ya no hay espacio para nuevas edificaciones y menos para nuevos jirones.

Todas las grandes y medianas ciudades tienen su centro antiguo o también conocido como histórico, lugar en donde se situó el corazón de la urbe; como nuestra plaza de armas de Tayabamba o cualquier otro centro a lo largo del país y del mundo, ello demuestra que las ciudades evolucionan y se visten de tiempos nuevos.

Tayabamba ciudad debe renovarse obligatoriamente en su extensión para mantenerse vigente, y su inmediato destino es urbanizar la planicie de Suyopampa.

En principio, el trazo de la nueva urbe en la llanura de Suyopampa, debe fijarse como una prioridad para que Tayabamba continúe con la dinámica propia de una capital provincial, porque los tiempos así lo demandan.

La negación al cambio es sinónimo de muerte; todo en el universo evoluciona, todo cambia, todo se renueva; el humano y sus obras deben ser el reflejo de esa ley universal para crecer para evolucionar.

Cuando bordee el 2020, es decir en 8 años, tendremos dos carreteras con rango de Nacional; la introducción de la actividad minera en el distrito de Tayabamba y probablemente el asfalto Huamachuco – Tayabamba, es decir, un robusto incremento del potencial económico.

Preparar a Tayabamba y la provincia para ese nuevo escenario es fundamental si queremos impulsar a nuestra jurisdicción a la modernización y el desarrollo sostenido.

Cabe destacar que con modernizar, no me refiero a edificar viviendas o edificios con fachadas despersonalizadas como abundan en las ciudades modernas, sino más bien a la configuración de infraestructura y servicios internos con las disposiciones actuales, pero con la característica externa propia de nuestra localidad.

Con modernizar me refiero además que, la edificación de la extensión de Tayabamba en Suyopampa tenga un trazo con avenidas de doble vía, parques que complementen a una plaza de armas acogedora, las veredas que escolten a las calles con espacios para jardines con césped; áreas destinadas a centros educativos; una iglesia llena de ventanales con vidrios catedral; sitios destinados al comercio con estacionamientos; una estación para bomberos, entre otros espacios, es decir, un Nuevo Tayabamba.

Claro está que para ello hay que pensar en Positivo, una virtud obligatoria para alcanzar el éxito.

Sabes porque todos los centros antiguos de las grandes ciudades se caen a pedazos desde Lima, Trujillo, Bogotá, Paris y otras urbes? Porque han sido superados por las grandes extensiones modernas en donde las nuevas generaciones han plasmado sus ideales, sus proyectos, sus sueños, su positivismo; es decir, las obras se van con sus pensadores, las obras vienes con sus idealistas.

La urbanización de la planicie de Suyopampa estimulará y permitirá que: Vengan inversiones privadas; se abrirán nuevos negocios; se convertirá en la ciudad de la nueva generación; nuestro casco antiguo tendrá atractivo turístico por ser la ciudad madre; mejoraran los servicios; será un espacio para crear oportunidades para los jóvenes que hoy se preparan en otras ciudades; se convertirá en un puerto terrestre del norte andino; surgirán nuevas e inconcebibles oportunidades que evitara la migración permanente que sufre nuestra jurisdicción, entre otras ventajas para nuestro desarrollo como provincia.

Aunque este proyecto parecer un sueño muy lejano, permítanme confesarles que su plasmación se encuentra más cerca de lo que pensamos, porque, personalmente he conversado con los pobladores dueños de la planicie y algunas instancias nacionales y todos han dado su venía con entusiasmo.

Los que transformarán a Tayabamba y nuestra provincia serán los tayabambinos y los patacinos, así como a Huamachuco lo han innovado los huamachuquinos, a Cajamarca los cajamarquinos, a Cuzco los cusqueños; o quiénes crees que vendrán a transformar nuestra tierra patacina?

Un hombre quiso hacer una obra “su espíritu le ordeno ejecutarlo; su cerebro le dijo como; su emoción le animó con entusiasmo y su cuerpo lo plasmó”.

Preparemos a Tayabamba y nuestra provincia para las próximas décadas.

Por: Arnold Melgarejo López
Licenciado en Relaciones Internaciones
Universidad de Panamá

 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial

Añadir Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *