Jhon Gavilán: Tauromaquia un caso olvidado para la ley. II parte

Jhon Gavilán: Tauromaquia un caso olvidado para la ley. II parte

Eltayabamba.- (Continuación) Las fiestas patronales religiosas no deben ser usadas para reducir a los animales a un simple símbolo este es un gravísimo error. Estudios realizados en España por la fundación FAADA (Fundación para el asesoramiento y acción en defensa de los animales) en el 2015 revelan que unos 60.000 animales son maltratados cada año en las fiestas patronales en ese país. La iglesia en varias oportunidades, ha condenado la celebración de fiestas en que se torturen y maten animales. El papa Pío V en 1567 promulgó una bula en que “condena estos espectáculos torpes y cruentos”, estableciendo pena de excomulgación para clérigos, emperadores, reyes y cardenales que fomentaran dichos espectáculos. Juan Pablo II, haciendo un estudio de la Biblia dice que “el hombre, salido de las manos de Dios, resulta solidario con todos los seres vivientes”, como aparece en los salmos 103 y 104, donde no se hace distinción entre los hombres y los animales” ¿Por qué los sacerdotes que promueven las fiestas patronales y las iglesias encargadas de ellas, hacen caso omiso de estas palabras de sus líderes? ¿Con todas estas contradicciones se debería seguir practicando la tauromaquia en las fiestas religiosas?

También, defendemos que la tradición no justifica la crueldad y el maltrato ¿Desde cuándo las apologías a la violencia y el maltrato son dignas de vigencia histórica?, tradiciones como la esclavitud -que persisten hoy en día- nos horrorizan ¿y por qué no una tradición cruel y sadista como la corrida de toros? Porque se trata de animales, seres autómatas para algunos, o medios al servicio de los fines humanos, para otros. Las tradiciones sustentadas en la violencia y el aniquilamiento no hacen más que perpetuar éstos comportamientos como dignos de práctica y seguimiento: si podemos matar un animal, ¿por qué no podremos matar también a nuestro enemigo político, o a todo aquel contra el que nuestras diferencias se vuelquen? Las tradiciones deben ser soporte de lo que nos define y construye, pero también de lo que esperamos en el futuro. La pretendida racionalidad de nuestras sociedades, y los nobles objetivos pacíficos en el mundo, están amenazados toda vez que dejamos a este tipo de tradiciones ser fundamento formativo de las nuevas generaciones.

Igualmente, no podemos ser indiferentes a la tauromaquia, es decir nadie nos puede decir lo siguiente: “Si no te gusta las corridas de toros no asistas a ellas simplemente”; podría decirse lo mismo de la violación sexual: “el que quiera hacerlo que lo haga, los otros, que hagan vista gorda y sigan su vida”; es fácil vivir la vida no mirando lo feo que ésta tiene. Sin embargo existen personas quienes no podemos mirar indiferentemente cuando un animal sufre, y no tenemos reparo en reclamar frente a esto

Por último, no es cultura, la RAE (Real Academia Española) nos proporciona una definición de cultura totalmente opuesta al maltrato En 1980, la UNESCO, máxima autoridad mundial en materia de cultura, emitió su opinión al respecto: “La tauromaquia es el malhadado y venal arte de torturar y matar animales en público y según unas reglas. Traumatiza a los niños y a los adultos sensibles. Agrava el estado de los neurópatas atraídos por estos espectáculos. Desnaturaliza la relación entre el hombre y el animal. La cultura entendida según la RAE como conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc. sólo será constructiva y válida mientras apueste por dar valor al ser humano, transformarlo en un ser más sensible, más inteligente, y más civilizado. La crueldad que humilla a humanos o animales y destruye por el dolor jamás se podrá considerar cultura.

En fin, al haber agotado la posibilidad de convertir a la tauromaquia como manifestación cultural y arte de una sociedad con los argumentos ya sostenidos previamente existe la necesidad de seguir luchando  y presentar un proyecto de ley que modifique la actual  “Ley N° 3047” en el que ya no esté presente como excepción las corridas de toros o tauromaquia. Reiteramos nuevamente que los  toros son animales al igual que todos los demás animales amparados bajo esta ley y por lo tanto tienen los mismos derechos apelando al principio de igualdad. Acaso la crueldad ¿no es crueldad siempre, independientemente de si la víctima que la recibe es humano o animal?

Por: John Gavilán Chihuala
Ex alumno del Colegio Ángelo Pagani
Estudiante de Derecho
Universidad San Marcos

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial

2 Comentarios

  • Julio corvera 23 septiembre, 2016 2:57 pm

    ¿la esclavitud es una tradición? ,

  • Julio Corvera Medina 23 septiembre, 2016 3:32 pm

    Desde cuándo la esclavitud es una tradición?.

Añadir Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *