La belleza agreste de las Pircas

La belleza agreste de las Pircas

Tayabamba.- La belleza agreste de las Pircas es un pequeño lujo de piedra que suele pasar desapercibido en Pataz, por la frecuencia con que la vemos.

Pero para la vista del que retorna a la provincia después de largo tiempo, y luego de haber visto múltiples campos y paisajes, siente una sensación especial al distinguir las Pircas contornando caminos y corrales.

Inexplicablemente, no importa en donde se ubiquen, siempre se ven como molduras naturales, hermosas de cerca y de distancia.

Con la Pirca, el camino se torna alegre y el corral macizo; hasta cómplice de los que buscan las moras, porque las zarzas parecen menos punzantes cuando los adoquines apilados ayudan a llegar a los dulces frutos.

Dependiendo de su edificación, si son recientes, las Pircas se ven muy claras, y con el paso del tiempo lucen más sólidas pero también algo apacibles, hasta pintadas por algún musgo que las cubre, y otras confundidas entre la vegetación como expresando que allí algo o alguien nos precedió.

Hay que salir fuera de pueblo a disfrutar de una tarde caminando y pronto descubriremos la belleza agreste de alguna Pirca contrastando con el entorno.

Eltayabamba.Com

 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial

Añadir Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *