¿Por qué el papa no quiso ver el Perú?

¿Por qué el papa no quiso ver el Perú?

Eltayabamba.- Los peruanos se vienen preguntando por qué el papa Francisco visitó los países vecinos andinos de Ecuador y Bolivia, pasando de largo sobre nuestro espacio aéreo.

Evidentemente hay numerosas opiniones sobre el tema, en su mayoría gravitando sobre el argumento religioso, ignorando que el papa es el presidente o monarca del Estado del Vaticano.

Muchos católicos, ignoran que el Vaticano es un Estado como cualquier otro que forma parte de la sociedad de naciones del planeta, por lo que solamente observan la investidura religiosa – ritual del pontífice, sin reparar su título político como monarca vitalicio.

Desde la unificación de Italia en 1870, cuando los italianos quitaron a los papas el dominio de la ciudad de Roma y lo erigieron como su capital, hasta 1929, los pontífices vivieron sin poder salir de los muros del Vaticano, por lo que los europeos le llamaban al papa el “Prisionero del Vaticano”.

En el año 1929, Benito Mussolini para poner fin a la denominada “cuestión romana” y ganar adeptos para el fascismo, rubricó los Pactos o Tratado de Letrán mediante el cual nace jurídicamente el Estado del Vaticano.

El minúsculo Estado – Ciudad del Vaticano mide 44 hectáreas, y su población es de 950 habitantes; su entidad financiera es el Banco Ambrosiano, su idioma es el latín y su presidente vitalicio el papa; en su servicio exterior cuenta con 99 embajadores acreditados ante los Estados de la comunidad internacional.

Cabe señalar que hay dos modos con los que se designa a este pequeño Estado, “Ciudad del Vaticano” para referirse a su territorio y su condición política, en tanto que, “Santa Sede”  para aludirle como institución que dirige la Iglesia; esta dualidad suele confundir a muchos católicos, y hasta algunos creen que es peyorativo hablar del Vaticano como Estado y tratar al papa como político.

Los presidentes cuando reciben al papa con honores de Estado, lo hacen por su condición de jefe de Estado del Vaticano, no porque es el pontífice.

Esta visita de Estado del papa Francisco a sud américa está claramente marcada por su “obligatoria” postura política del lado de los pobres y de los que pregonan ser representantes de los sectores populares como Rafael Correa de Ecuador y Evo Morales de Bolivia.

¿Y por qué no el Perú? en donde hay tantos pobres de la misma raza y mestizaje como Bolivia y Ecuador; pues nuestros presidentes peruanos de las dos últimas décadas, aunque todos provenientes de cuna pobre, no han podido liberarse de la dictadura de su inconsciente con olor a naftalina, de sus sueños frívolo – inocentes de aparecer en la portada de la revista Hola, o de aspirar al poder cuasi lascivamente, en mancha y con toda la familia; sería conveniente, para nuestro país, que aprendieran, aunque sea en forma, de nuestros vecinos, Correa, Evo o Bachelet, más de cara a la realidad que a “pajaritos preñados”; estas sutilezas, no las notamos porque somos parte; pero en el exterior suena y truena.

El papa Francisco como Obama, saben que su visita a un país o a un bloque de países, forma parte de un lenguaje en la política internacional; inclinarse del lado de la derecha o la izquierda pesa en esta materia; aunque Francisco parece que ha ido más allá, recordemos que es argentino y conoce bien a los peruanos, bolivianos y ecuatorianos.

Nuestro Perú, el país andino que vive de espaldas al ande, suele no mantener relaciones muy estrechas con los andinos Ecuador y Bolivia, por puro complejo, aunque en el extranjero los ciudadanos de los tres países, a ojos de los demás, “no nos diferenciemos” más que por el pasaporte.

Francisco, sobrevolando nuestro país, obviándonos, sabiamente nos ha enseñado algo más que política internacional. Quizás sí, quizás no; porque además está en un continente en donde la mayoría no sabe diferenciar “Ciudad del Vaticano” y “Santa Sede”.

Por: Arnold Melgarejo López
Licenciado en Relaciones Internaciones
Universidad de Panamá

 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial

Añadir Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *