Presidente chicha o una nueva forma de gobernar

Presidente chicha o una nueva forma de gobernar

En las dos últimas décadas se hizo muy popular el término peruanisimo “chicha” que refiere los extremos del informalismo con mezclas de populachero y chabacano, lo cual estaba en clara alusión a la viveza criolla, pero esta vez adoptada por el migrante provinciano con un nuevo estilo achorado o acholado como mejor parezca.

Pareciera que nuestro Presidente aún continua en campaña haciendo lo imposible por conquistar votos al puro estilo informal y es que sus actos de gobierno como Mandatario están dejando clarinadas de preocupación, son cada vez más notorias sus expresiones calificadas ya por los círculos políticos como pachotadas y sus actos como expresiones coloridas de un artista popular a quien le place conformar al escenario que aplaude cada expresión fomentada para el deleite de la platea; que busca con esto ? presumo que no son actitudes naturales o espontáneas, conociendo la formación profesional y el perfil Europeo de nuestro Presidente, me inclino a ensayar una descripción: PPK, ganó la elección en el último tramo y con escaso margen de diferencia, sabe que su talón de Aquiles es su representación parlamentaria, ante esta real debilidad está buscando blindarse con el pueblo y sabe lo que le gusta al poblador promedio y mayoritario; hace los esfuerzos por querer relacionarse en forma contraria a la clase empresarial y la pituquería limeña; en suma busca endosarse la confianza y la popularidad para utilizar esa “fuerza” ante los definitivos embates del congreso fujimorista. Esto puede ser una buena estrategia, pero llegar a los extremos es un tema que preocupa, es verdad también que cada Presidente tiene su propio estilo de conducirse, pero no olvidemos los protocolos mínimos que deben seguir nuestras Autoridades que representan a la nación; el marchar en protesta al Congreso; el expresar su deseo de “jalarse” a unos congresistas de Fuerza Popular y sobre todo con la expresión de “alguno de esos” no dan buenas señales de cara al acuerdo Nacional, muy bien lo dice Aldo Mariategui en su columna: PPK es el presidente del Perú, no un ciudadano común que suelta pachotadas a granel sin filtro (además, mucha chacota con tanta bufonada, que ya está dejando de ser graciosa por menoscabar su cargo, que más vale caer en gracia que ser gracioso).

Si bien es cierto, aún es muy temprano para juzgar las acciones de gobierno y el rumbo que deberá tomar nuestro País para los próximos años, no deja de preocupar las señales que vienen desde el Ejecutivo; si los aeróbicos y bailecitos predominan en la agenda nacional, no será sorpresa que en los próximos días PPK y sus Ministros salgan a buscar Pokemones; tenemos espectáculo asegurado.

Por: Eliseo S. Wenzel Miranda

 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial

Añadir Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *