Wenzel Mirada: Barrantes en el recuerdo y la historia

Wenzel Mirada: Barrantes en el recuerdo y la historia

Eltayabamba.- Muy preciso el presente recuerdo sobre la vida de uno de los políticos de izquierda más destacado a propósito del debut y despedida de los que terminan y los alcaldes que asumirán los destinos de sus pueblos en muy pocos días, ojalá pudieran tener como ejemplo a este destacado y popular alcalde de Lima, cuya vida y trayectoria se conmemora en estos días: (un 30 de noviembre su nacimiento y un 2 de diciembre su partida); a continuación fragmentos de su legado, reproducidos de los artículos de la historia Peruana:

Alfonso Barrantes Lingán nació en San Miguel de Pallaques (Cajamarca) el 30 de noviembre de 1927, hijo único de Alfonso Barrantes Castañeda, juez instructor en Hualgayoc (Cajamarca), y de Peregrina Lingán Celis. Realizó sus estudios primarios en el colegio San Ramón de Cajamarca y los secundarios en el colegio nacional San Juan de Trujillo. Más adelante cursó estudios de Filosofía, Educación y Derecho en la Universidad de San Marcos; Muy joven inició su carrera política. Por iniciativa de un tío suyo, simpatizante aprista, empezó a frecuentar los círculos de este movimiento. Siendo un adolescente acompañaba a aquél en la distribución del clandestino diario La Tribuna, órgano de expresión del APRA. En Cajamarca se inscribió en las filas de este partido, entonces fuera de la ley. En 1945 colaboró con el Frente Nacional –que respaldaba la candidatura presidencial de Bustamante y Rivero– y apoyó a Felipe Alva, candidato al Congreso por este movimiento. En 1946, en Trujillo, se integró al grupo denominado “los auténticos”, quienes dirigidos por Jorge Rivera Paredes exigían a su partido –el APRA– una actitud más acorde con sus principios fundacionales. Las discrepancias entre la doctrina originaria aprista y su praxis política serían las causantes de su progresivo apartamiento en el futuro. En 1947 ingresa a la Universidad de San Marcos y en ese primer tramo de su vida universitaria cursa estudios de Letras y Filosofía.

En noviembre de 1983 es elegido alcalde de Lima. Se convierte así en uno de los primeros alcaldes de inspiración socialista en América Latina. Su gestión municipal, apoyada por su teniente alcalde Henry Pease García, se caracterizó por un saludable pluralismo político. Gracias a la iniciativa municipal se oficializó el apoyo a los comedores populares y al programa del “vaso de leche” en los distritos populosos de la gran Lima. En 1985 es nominado por la Izquierda Unida como candidato presidencial en una terna integrada por Enrique Bernales Ballesteros y Agustín Haya de la Torre. Ocupa en dicha lid el segundo lugar, detrás de Alan García Pérez, a la postre presidente de la República. Renunciando a
participar en la segunda vuelta electoral.  Alfonso Barrantes Lingán fallece el 2 de diciembre del 2002 en La Habana, Cuba. Sus restos fueron enviados al Perú para ser enterrado en el Cementerio Jardines de la Paz en la Molina, Lima.

Es la historia en resumen de un personaje de la izquierda democrática y progresiva que no buscó enriquecerse con los dineros del pueblo, un político sincero y sencillo al que el poder no lo envileció, muy por el contrario, lo hizo acercarse mas a las clases populares, aquellas que lo recuerdan como el Tío Frijolito.

Cuantos Alcaldes como Barrantes hacen falta; ojalá que su ejemplo sirviera de horizonte a los nuevos que pronto tomarán juramento y no se escuche lo irrepetible: “Juro por Dios y por la plata”, se acuerdan ¿??.

Por: Eliseo S. Wenzel Miranda

 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial

Añadir Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *