Martes Julio 17 2018
Buscar:

Wenzel Miranda: De secuestros secuestradores y secuestrados

Wenzel Miranda: De secuestros secuestradores y secuestrados

Eltayabamba.- La noticia que nos puso de sobresalto en la madrugada del miercoles y que nos tuvo en vilo gran parte del día, llegó a su culminación con un resultado tranquilizador para la familia del Alcalde Robert Bogarín Vigo y en general para todos quienes se encontraban preocupados por su integridad, al no registrar evidencias de violencia física. Mas allá de lo ocurrido, nos deja algunas alertas a tener en cuenta; la seguridad es un punto vital a considerar en la agenda de las autoridades, como se explica que una autoridad, sea sacado por la fuerza de su domicilio y nadie se percata de los hechos; lo subieron en una camioneta y lo llevaron con rumbo desconocido.

Por conocimiento sabemos que todo secuestro tiene un móvil, en la cual los secuestradores planifican minuciosamente y buscan obtener algún beneficio, generalmente el fin es económico, en algunos casos son políticos o con fines de venganza, en estos casos la vida de la víctima se encuentra en vilo y puede terminar trágicamente; en los casos en los cuales se exigen condiciones económicas lo más probable es que una vez recibido el pago por el rescate se libera a la víctima y cuando no se concretiza los secuestradores llegan a los extremos de quitar la vida con el fin de no ser delatados o identificados; puede suceder que la policía los capture antes de haber cumplido con su cometido.

En el caso del Alcalde, se tejen varias versiones; en primer lugar se supo que los secuestradores eran cuatro, los medios regionales apuntaban a diez y finalmente que eran seis, lo cierto es que formaban un grupo que irrumpió en la casa del Alcalde, se escondieron en el baño y luego actuaron una vez que regresaba de una ardua reunión de concejo; a continuación lo condujeron con destino desconocido, donde se alertaron que las rondas se encontraban tras los pasos y lo dejaron libre, hay que destacar la capacidad de reacción inmediata de los ronderos, que identificaron de inmediato la ruta por donde estaba el secuestrado y procedieron a perseguir a los malechores, según versiones del Alcalde, porque a saber a esas horas la policía no había tomado parte en las labores de ubicación y captura.

Sobre los secuestradores, aun no se tiene ninguna pista sobre su identificación, suponemos por versiones del Alcalde, había interactuado con ellos, porque según refiere que dos estaban en el baño y luego un grupo de seis lo sacaron del cuarto, entonces debe tener algunos detalles sobre su procedencia, condición, características físicas, forma de expresarse, que llevarían a las autoridades policiales a elaborar un perfil que facilite sus capturas, un delito de tal naturaleza no debería quedar impune.

Los móviles que perseguían estos secuestradores, son extraños, por un lado, refiere el Alcalde que le increparon porque no contestaba las mensajes y llamadas extorsivas que lo hicieron, no exigieron dinero en efectivo, pertenencias o depósito de dinero a otras cuentas, a pesar que estuvo retenido más de tres horas, no le causaron ningún tipo de maltrato, según refiere y únicamente le reclamaban lo de las llamadas, luego entraron en pánico al conocer la reacción de los ronderos que estaban tras ellos; debió tratarse de secuestradores por demás novatos, improvisados o le estaban jugando una broma a nuestro Alcalde, porque llevar a cabo todo un plan criminal que de descubrirse les llevaría afrontar varios años en la cárcel solo por reclamarle a una persona porque no contesta llamadas, y a buena hora que se pusieron nerviosos y lo dejaron en libertad, para que pueda escapar corriendo y sufriendo caídas y golpes durante seis horas hasta llegar a Huanapampa, donde fue auxiliado y luego conducido al Hospital de Tayabamba sano y salvo, posteriormente apareció al promediar las tres de la tarde por la plaza de armas, donde un grupo de sus seguidores lo esperaban para agradecer el apoyo de la población.

Lo cierto es que esta historia tuvo un final feliz, sin consecuencias que lamentar, al igual que el secuestro al entonces candidato Presidencial Alejandro Toledo, cuando manifestó haber estado secuestrado durante dos días, pero luego se supo que había estado de parranda en el Hotel Melody, es parte de nuestra pintoresca historia.

Las secuelas de un secuestro son difíciles de sobrellevar, por esta razón esperamos que Nuestra Autoridad Edil, se encuentre recuperado de la situación y sobre todo que la calma haya vuelto al entorno familiar.

Nota Final: Se deben agotar todas las investigaciones para dar con la identificación de los secuestradores, porque otras autoridades y en general cualquier persona estaría en serios peligros de no contestar llamadas sospechosas, suponemos que el Alcalde tiene el registro de los mensajes y llamadas extorsivas, eso será una buena pista para la pronta captura de los secuestradores.

Por: Eliseo S. Wenzel Miranda

 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial

Añadir Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *