Los secretos del puente y la serpiente

Los secretos del puente y la serpiente

Eltayabamba. Río Marañón, déjame pasar  eres duro y fuerte, no tienes perdón, río Marañón, tengo que pasar:
tu tienes tus aguas, yo mi corazón   (Ciro Alegría – La Serpiente de Oro).

Ciro Alegría Bazan, nuestro escritor narraba en su primera obra la serpiente de oro y su descripción más apasionante: en el rio, los hombres y las balsas donde Los cholos balseros de la novela viven en Calemar, un valle a cuyo lado pasa el imponente rio Marañón por el cual sienten profundo respeto. La creciente máxima del río ocurre en febrero. La corriente trae consigo palizadas, es decir troncos y ramas, que son muy peligrosas. La balsa que tiene la desventura de tropezar como una palizada se enredará para luego ser estrellada entre las peñas o sorbida por un remolino.

Un episodio que cobra actualidad y que se cubre de misterio y tragedia, ya no es en Calemar, sino en Uchos, el valle andino enclavado entre los límites de Taurija y Urpay, que viene generando hoy la preocupación por la muy extraña y casual interrupción de la consolidación de los sueños, el puente Santo Cristo II y Antonio Raymondí o como pueda llamarse el tercero, ha generado expectativa y preocupación las recientes noticias de la paralización de los trabajos por motivos ajenos a los técnico y presupuestales y es que la formal informalidad nos vuelve a cubrir el horizonte con artificios que deben estar agotando la paciencia y el temple de más de un patacino.

La experiencia en la fallida construcción del puente Santo Cristo II nos dejó algunas secuelas de lecciones que no debían volverse a repetirse con el resultado final de que nunca se llevó a cabo una investigación que determine las causas de su inconclusa realización, por desgracia tanto las autoridades de todos los niveles nos vendieron el cuento de que, en el segundo intento, es decir con el puente Antonio Raymondi, la culminación de los sueños estaban garantizados y vemos que no es así, nos dejamos ganar por el exceso de confianza y para añadirle protocolo el ex presidente Ollanta Humala estuvo en el lugar de los hechos colocando la primera piedra, nos aseguraron que esta vez una empresa con “amplia experiencia en obras de gran envergadura” se hacía cargo de su construcción y no cabe duda que SIMA como tal tiene un ganado prestigio, pero no la empresa sub contratada que se hizo cargo de los trabajos THEPIS SAC.

Con el primer puente sucedió algo parecido los trabajos avanzados de la noche a la mañana terminaron arrasados por la corriente del marañón, curiosamente entre las sombras de la noche, entre las piedras y los arbustos como testigos mudos y todo quedó como una gran tragedia, la naturaleza se había ensañado con el puente; los que no se comieron el cuento reclamaron pero no hubo eco, todo quedó en silencio como queda todo aquello donde existen padrinos, comisiones, coimas y grandes influencias que muchas veces incluso comprometen a las esferas de gobierno.

Esperamos que esta vez, nuestras autoridades se fajen y no dejen pasar este pretendido atropello, las fuerzas vivas de nuestra sociedad han demostrado que cuando se juntan y luchan por una causa se consiguen los resultados, no dejemos una vez más que la serpiente se robe nuestros sueños.

Por: Eliseo S. Wenzel Miranda

 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial

Añadir Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *