Wilmer Domínguez: “Els Tretzevents” Una Escuela Diferente Capítulo III

Wilmer Domínguez: “Els Tretzevents” Una Escuela Diferente Capítulo III

Eltayabamba.- Trece fueron los niños que inauguraron esta escuela, de allí el nombre de “Los Trece Vientos” en su traducción castellana, por aquél entonces no existía en la capital de Catalunya, Barcelona, una escuela secundaria que trabajara con el método Steiner-Waldorf y un pequeño grupo de padres y maestros decidieron subsanar esa carencia. Si bien es cierto, la educación es un tema estatal y compete al estado, lo cierto es que el estado, tanto en España como en otras naciones, incluido el Perú por supuesto, solamente es capaz de ofrecer un único modelo educativo, el público y por norma general, es un sistema ya anticuado y completamente obsoleto para las nuevas capacidades que los nuevos tiempos exigen ser desarrollados por nuestros niños y jóvenes.

Cuando nos referimos al “asunto educativo”, solemos verlo como un problema sumamente complejo (que lo es sin duda alguna) y como de imposible solución, por parte de los docentes comunes y corrientes, sin embargo la realidad es, que no es exactamente así. Los maestros que decidieron fundar la Secundaria Waldorf “ELS TRETZEVENTES” del barrio La Floresta, en la ciudad de Barcelona, con el apoyo fundamental de los padres de familia de estos trece niños, lo saben perfectamente, en realidad es solamente una cuestión de voluntad y de amor. Cuando Rudolf Steiner, el fundador de la primera escuela Steiner-Waldorf y quien elaboró los principios directrices de esta innovadora educación, recorría Europa, invitado por diferentes Universidades y Centros Culturales, hablando sobre la Pedagogía y muchos otros temas, que deberían ser renovados, se encontró con la pregunta fundamental, ¿Como podemos saber quien es un buen maestro? Su respuesta debería hacernos pensar y reflexionar, sobre todo cuando el tema de la “evaluación” de los docentes es una cuestión central, su respuesta fue: “pregunten a los escolares, si aman a sus maestros”. Un docente que no es amado, que no es estimado, nunca podrá ser respetado y sin respeto ni estima…..no hay nada que hacer.

Usted como docente puede ser un gran teórico, con títulos de todo tipo, sacarse las mas elevadas notas en las evaluaciones docentes….y sin embargo a pesar de todo ello, a usted no se le estima ni se le respeta en clase…. con lo cual ya sabemos el resultado, los escolares no podrán asimilar de forma correcta y duradera, el conocimiento que usted pretende desarrollar en sus estudiantes, porque en el fondo el tema educativo, es ante todo un asunto de relaciones humanas.

Cuando el docente se dirige con respeto y sincero interés por el alumno, por sus circunstancias y ama su trabajo, entonces le pone entusiasmo y hace lo que sea para llegar a todos, se apasiona por descubrir nuevos métodos, se entrega con mente, corazón y voluntad a desarrollar nuevas formas de educar….justamente por amor, y con esta actitud, no existe obstáculo capaz de detenerle, incluso se atreverá a crear una nueva escuela, si aquella donde trabaja no le permite desarrollar esas nuevas formas de educar, una tendencia que hoy en día es de absoluta necesidad….. como los amigos docentes de la escuela secundaria “Els Tretzevents” de Barcelona.

Por supuesto que, lo ideal sería encontrar en los responsables, en las autoridades del sector, como directores de escuela, supervisores y directores de los departamentos de educación, tanto locales como regionales, el mismo amor y pasión por renovar e innovar nuestras escuelas, sin embargo la realidad es muy dura, cualquier cambio es visto como un paso de alto riesgo, y en algunos casos como un ataque directo al sistema ya establecido, por ello desde las autoridades, en muy contadas ocasiones se verán actuaciones lúcidas y decididas en esta dirección. Como en todo, los cambios importantes y duraderos tienen que venir desde abajo, en este caso, desde el docente que con infinito amor decide dar un paso al frente y asumir una forma nueva y diferente de educar.

Por: Wilmer Domínguez Remar

 

 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial

Añadir Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *